La comunicación más allá del lenguaje toma sentido en Trasnocho

Tribus

Billy busca un hogar en una familia de sordos. Él carece del sentido de la audición, pero son ellos quienes parecen incapaces de escuchar. Tribus, obra original de la británica Nina Raine, aborda el tema de la discapacidad sin pretender ser condescendiente o aleccionadora.

La obra se estrena este viernes en el Espacio Plural del Trasnocho Cultural, representando al Reino Unido en el II Festival de Dramaturgia Europea. Narra cómo tras regresar de la universidad, Billy, interpretado por Cristian González, ya no siente que pertenece a su familia, en donde cada uno de sus miembros vive inmerso en su propia isla: su padre Christopher (Rafael Monsalve) es el patriarca de la tribu de la soberbia, su madre Beth (Martha Estrada) habita la tribu de la indulgencia; su hermana Ruth (Sara Valero) en la tribu de la frustración; y su hermano Dan (Raoul Gutiérrez), en la tribu de la locura.

Billy buscará refugio en los brazos de Silvia (Claudia Rojas) y la comunidad sordomuda con la que ahora se identifica, sin embargo, la sangre es más espesa que el agua, y el amor más fuerte que el cinismo que los hace vivir aislados.

«Una de las partes que más me cautivó del texto es la valorización de la palabra y del lenguaje, contra la otra posición, de que no es necesario el verbalizar para sentir», afirma.

En un país donde el lenguaje cada vez se empobrece más, Hernández se cuestiona, ¿será que, por que podemos hablar, realmente nos estamos comunicando?

Igualmente, la pieza aborda con crudeza e intensidad, el tabú que gira en torno a las personas con discapacidad, quienes a menudo son vistas como parte de otra tribu aparte solo por tener habilidades diferentes; y como otras veces, son esas mismas comunidades las que su autocomplacencia, se marginan escudándose en su condición de minorías.

Tribus se presentará los fines de semana a partir de hoy y hasta el 16 de junio, con funciones los viernes a las 5:00 pm, y los sábados y domingos a las 4:00 pm.

Artículo escrito por Jordan Flores y publicado en El Universal | Foto: Alberto Gulin