«En ocasiones, oigo ecos.

Ecos de voces eléctricas, ultrasónicas, crepitantes, preñadas de interferencias. No evocan voces humanas, ni de muertos ni espíritus. Parecen reverberaciones sobrenaturales, pero son códigos cifrados, señales de otra dimensión que sólo a veces alcanzo a interpretar».

A través de los testimonios literarios de los afectados, estructurados en cuatro bloques, se recorre todo el proceso de la esquizofrenia, desde el brote, pasando por el estigma, hasta llegar a la recuperación -o la salida, que pudiera ser el suicidio.

Estas historias reales sobre la esquizofrenia, desmontan algunos de los tópicos más frecuentes y dañinos sobre los esquizofrénicos y los que con ellos conviven. 

Más allá de una relación problemática con la realidad, de una mente y un lenguaje escindidos, la esquizofrenia hiere la comunicación, afecta la relación con los demás. Por un lado, el paciente incapacitado para establecer un espacio común con los otros, por el otro los familiares sienten la mirada de incomprensión, de rechazo e incluso desprecio de los “normales” sobre sus seres queridos. 

Escuchar a los pacientes, víctimas de la enfermedad, y a sus parientes a través de voces concretas, bajo una mínima estilización, en su pura desesperación, tal vez pueda romper las barreras que nos impiden ver en estos seres nuestros mismos miedos y angustias; y compartir un mismo espacio mental: el espacio de lo humano.

Ojo

El texto

El texto

Las voces del laberinto, es un conjunto de quince relatos con los que el periodista y escritor Ricard Ruiz Garzón (Barcelona, España, 1973) nos introduce en el terreno de la esquizofrenia desde el punto de vista de los propios enfermos y sus familiares.

A través de los testimonios literarios de los afectados, estructurados en cuatro bloques, se recorre todo el proceso de esta dolencia, desde el brote, pasando por el estigma, hasta llegar al despertar la recuperación- o la salida, que pudiera ser el suicidio.

Precisamente el suicidio de un amigo fue lo que llevó a Ruiz Garzón a escribir sobre este difícil tema, labor que fue recompensada con el Premio de la Fundación Manantial, que se otorga a quienes hayan favorecido la integración social y laboral de las personas con enfermedades mentales. 

boca-1

Testimonios

Los testimonios

1

Estimado Sr. Auster

Actriz: Diana Volpe

«Le escribo porque mi hijo ha muerto. Se suicidó hace tres meses. En primavera. Tenía veinticinco años. Le vi saltar por la ventana. Le vi morir. Y una vez abajo, vi también un libro en su mano izquierda. El mismo que estuvo leyendo toda la noche; se arrojó con él. Parece imposible, pero no lo soltó al chocar contra el suelo. Días después, al hojearlo, hallé una página marcada. El libro era El palacio de la luna, y las palabras señaladas, sus palabras, señor Auster, eran éstas: ‛Yo había saltado desde el acantilado y justo cuando estaba a punto de dar contra el fondo, ocurrió un hecho extraordinario: me enteré de que había gente que me quería».

2

La princesa prometida / Recorriendo el laberinto I

Actriz: Gretel Stuyck

«Mi historia es un cuento. Uno de princesas, muy bonito. Boniiito, boniiito. El mío es un cuento de verdaderos amores, con aventuuuras, caballeeeros, palaaacios y hasta Dragón, que era un perro. Salen princesas, pero no princesas de cuentos, no, no, nooo… Salen princesas como Lady Di, como Letizia, princesas de las revistas del corazón. Princesas reales, de la realeza. Princesas de papel maché. Como yo. Bueno, más o menos. Yo no soy de papel. Soy de carne y seso. Hueso. ¡Eso! No importa. Ahí va mi cuento. Mi cuento triste y bonito. Tan bonito, tan bonito, que hasta dan ganas de llorar».

3

Hasta que la mente nos separe / Recorriendo el laberinto II

Actriz: Haydée Faverola

«Yo no me separé. Me separaron. Los médicos, mi hermana, mi propia hija. Me descasaron a la fuerza, para protegerme. Gracias a eso, Kyra, nuestra hija, está bien, yo sigo viva y mi marido, aunque internado, tiene mi apoyo y puede besarme cada semana. Hay mucha gente que no lo entiende. Te arrancan con tenazas del hombre al que amas, lo abandonas, y no dejas de amarlo sino que sufres, lloras con él al verlo sometido. Explicarlo me parece imposible. Es reducir veinte años a un hatajo de palabras. Y las palabras no explican que ciertas visitas sólo duran unos minutos porque él se ha despertado gritando que va a descuartizarme».

4

Sexto Sentido / Recorriendo el laberinto III

Actor: Rafa Cruz

«En ocasiones, oigo ecos. Ecos de voces eléctricas, ultrasónicas, crepitantes, preñadas de interferencias. (…). No sé qué pretenden, la verdad; pero he de confesarle que ya han ganado una batalla: la de obligarme a parecer un pirado para que nadie crea que existen».

5

Faustino / Saliendo del laberinto

Actor: Rafa Cruz

«Yo me creía normal y me convencieron de que no lo era. Ahora quieren convencerme de que sí puedo serlo, pero ya no creo que quiera. Lo cierto es que pasé trece años enfermo y que hoy por hoy nadie cuestiona mi recuperación. Hay en todo ello algún misterio, hay matices que nunca he sabido explicar bien con palabras, ya sea por mis limitaciones o por las del propio lenguaje, tan pobre para describir otras realidades. Pero jamás he dejado de intentarlo. Supongo que accedí a mi yo más intenso, a mi salvaje interior, porque era en parte mi más secreto anhelo. Nada de eso es fácil de explicar. Sé, por ejemplo, que si trato de convencerlos de que por unas horas fui el mismísimo Satanás y que noté, sentí en mi propia frente las callosas rugosidades de unos cuernos, será imposible que me entiendan».

ojo-2

Gira

Gira Europea

14 - 16 de Junio
Valencia

La Máquina Teatro

21 - 24 de Junio
Madrid

Teatro Español

18 - 20 de Julio
Londres

Cervantes Theatre